Los fabrica de challas Diarios

94 ron demoler parte del edificio arguyendo que no había dejado los metros de vereda suficientes. Enfurecido e impaciente, Massoud atacaba con vehemencia al alcalde democratacristiano Alberto González y a todos los regidores que no estuvieran con él. El diario El Labrador de esa época fue el medio que almacenó exquisitas batallas verbales entre ambos bandos, las que subirían de tono cuando el patrón consiguió la certificado tan deseada. Fue el 19 de abril de 1967 cuando se le entregó el permiso provisorio al Palace, a condición de que cumpliera con ciertos requisitos básicos. Sin bloqueo, poco posteriormente Massoud no obstante tenía patente para el flamante cinematógrafo. Cómo pudo suceder esto? De acuerdo al edil Alberto González, lo que ocurrió fue una avivada del patrón, que pagó la patente a un funcionario municipal antes de tener la aprobación del Servicio Eléctrico, del Servicio Nacional de Salud, Carabineros, de la Dirección de Obras Municipales y de otros servicios que debían dar el trillado bueno para su funcionamiento. Indignado, detuvo momentáneamente su funcionamiento. Frente al no cumplimiento del propietario del Cine Palace de los requisitos sin embargo indicados, el suscrito anuló la patente que a un funcionario se le canceló, no obstante lo perentorio del acuerdo de la sesión extraordinaria de fecha 19 de abril de 1967, que exigía trámites que resguardan el interés de la colectividad ( ) El derecho del propietario era y es condicional hasta la fecha, no obstante que personas no constaten el cumplimiento de los elementos constitutivos de la condición ( ) El funcionario que procedió a efectuar el letra de la cédula, sin constatar los requisitos que habilitaban el origen del derecho obró al ganancia de la índole y su conducta en ningún caso, a mi parecer, le otorga el derecho al propietario del cinematógrafo para funcionar, por cuanto las condiciones que se exigen para el funcionamiento de un teatro que en la especie no se han cumplido, se establecen con el único y exclusivo objeto de velar por el notorio asistente a una sala de la categoría objeto de la aclaración 219.

¿Estás interesado? Rellena el próximo formulario para solicitar golpe a nuestra plataforma online de liquidación directa a Profesionales. Navega por nuestro amplio catálogo de toallas de microfibra al por mayor y realiza tus pedidos de forma cómoda y sencilla, accediendo a tu tarifa de cliente y al stock en tiempo Efectivo.

60 en Melipilla por Sottolichio, pues de inmediato comenzó a cantar en Santiago bajo el nombre de Maruja Ravanal. Primero en Radio El Mercurio, los díGanador martes y viernes, y luego en el Cloruro sódicoón Olimpia de calle Huérfanos, con la Comparsa de Ramis Clar, haciéndose escuchar por todo el país gracias a las ondas de Radiodifusión Sian. Las actuaciones de Ravanal le granjearon buena crítica de la prensa santiaguina. El diario La Nación dijo que: Hace algunos díTriunfador tuvimos oportunidad de escuchar en CB 138 a la candidata que representó a Melipilla en el Concurso Miss Radiodifusión, Srta. Maruja Ravanal. Acostumbrados a apreciar las sólo discretas condiciones que reúnen varias de las postulantes a este importante concurso, nos llevamos una grata sorpresa con Maruja Ravanal, dadas sus excelentes condiciones para el clase de la canción popular. Cumplió tres interpretaciones de canciones chilenas y lo hizo con sobresaliente tiento. Buena dicción, voz sensitiva y agradable, fueron sus principales cualidades 162. Al corto tiempo, Ravanal se convertiría en voz de radioteatros, compañíVencedor teatrales y musicales que tenían en Santiago y en las giras nacionales sus principales públicos. A tal nivel llegó la popularidad de esta naciente figura en Melipilla, que su primera presentación en el Teatro Serrano, el mismo año 1941, tuvo un desborde de sabido como nunca se había gastado, con incidentes que terminaron con la intervención de Carabineros, vidrios rotos y un detenido en presencia de tamaño descontrol. Con Ravanal, la aspiración por desarrollar una disciplina artística estaba instalada en la ciudad y se ampliaba a las instituciones que se iban formando.

26 teatros como el Odeón, el Apolo y el Triunfo de Valparaíso, las que debían hacerse en conjunto, hexaedro que con la tecnología de la época las cintas más largas eran de dos y tres minutos. Es en el Odeón, en 1902, donde se proyectó la primera película registrada en Chile. Titulada Un Examen Caudillo de Bombas, daba cuenta en tres minutos de las destrezas de las compañíGanador bomberiles de Valparaíso captadas en la Plaza Aníbal Pinto 80. Las vistas de paisajes, desfiles, faenas industriales, fiestas populares, peleas romanas, alucinaron a los espectadores chilenos en teatros cuyos aforos alcanzaron incluso las personas. La magnitud de la faro, los movimientos, los tamaños de hombres y claridad de vistas eran sorprendentes. La Familia respondió a estos espectáculos con ánimo ferviente. Les cautivaba y entretenía tanto, que de la mano de su atractivo nació la palabra vermouth, denominación chilena para el horario de funciones de la hora del té. Originalmente los primeros biógrafos santiaguinos sólo contemplaban proyecciones en horarios nocturnos, pero a mediados de la primera lapso del siglo XX no Bancal fácil ni correctamente manido deambular a altas horas de la Indeterminación circulando por sus calles, especialmente para las señoras. El problema era que tras ser sometidas a la experiencia cinematográfica habían quedado embobadas con él. Por esta razón, Delia Matte, habitué del capitalino Club de la Unión, donde tomaban el té y poco más, solicitó a los administradores del Biógrafo Kinora, sito al interior de la calle Estado, que pudieran anticipar las funciones. Por supuesto que accedieron a dicha petición, ya que reunirían a un conjunto de damas de la aristocracia santiaguina, las que 80 Ossa, Carlos, Historia del Gran pantalla Chileno, Santiago de Pimiento, Editorial Quimantú, 1971, p.

Yo tenía esos conocimientos, Adicionalmente Cuadro manejable ver boletos, si individuo ha ido al cinema a alguna parte, el boleto lleva impreso los impuestos, entonces yo le recomendé que no. Por cierto Massoud desoyó sus consejos, aunque salvó el impasse en 1966 con el municipio; pero por poco tiempo, en 1967, bajo la Despacho municipal del democratacristiano Alberto González, volvió a ser enfrentado. Esta ocasión el concejo municipal, a solicitud del regidor Carlos Agüero, acordó rescindir el arreglo porque debía siete meses de arriendo y las patentes correspondientes de los primaveras 1964 a 1967, acumulando una deuda de escudos 211. El panorama era grisáceo para el patrón que, iracundo, ocupó la radioemisora de su propiedad para apuntar los dardos contra Agüero, su principal inquisidor. Pero el horizonte se le ennegrecería aún más, dado que el recinto del Cuerpo de Bomberos, principal competidor del Serrano, había recibido patente de sala de espectáculos, proyectándose legalmente en el tiempo y convirtiéndose en una piedra en el zapato, a menos que poco como un incendio ocurriera. A las 23:05 horas del lunes 13 de noviembre de 1967 el fuego comenzó a consumir la estructura de metal y madera del gim- 211 Según consta en sesión municipal del 23 de noviembre de

A tal punto llegó el delirio durante este siglo por la ópera, que las escasas funciones de compañíVencedor llegadas desde Europa marcaron un hito, no sólo porque ratificaban la existencia de un arte sublime y portentoso, sino todavía porque sus primeras figuras provocaban un efectivo fanatismo y delirio en sectores que no podían acatar su compostura ante expositores de una disciplina considerada perfecta 64. Era Pimiento un país que aspiraba al arte europeo. El historiador Lautaro Núñez, lo describe así: durante los decenios entre los presidentes Prieto y Pérez se logró una cierta estabilidad política que le permitió a la élite promover nuevos valores educativos, del arte, la cultura y las ciencias, a raíz de ese espíritu del romanticismo que mantenía a los liberales y conservadores siempre alertas a las novedades desembarcadas de Idénticoís Con matriz cultural nos referimos al universo simbólico que permite, en opinión de Berger y Luckmann, que ( ) todos los significados objetivados socialmente y subjetivamente reales, toda la sociedad histórica y la Acontecimientos de un individuo se vean como parte de ese universo. Es en él donde se legitiman los pilares de una determinada forma cultural, que será medida y registrador, contenedor y expulsor de lo cultural en determinado situación de tiempo. Al respecto, Berger, P. & Luckmann, T., La Construcción Social de la Efectividad, Buenos Aires, Amorrortu, 1983, p Para profundizar aún más en este concepto se recomienda revisar: Mandoki, Katya, Prácticas e Identidades Sociales, Madrid, Siglo XXI, 2006, click aqui pp. 87 y ss. 64 Al respecto: Cánepa, Mario, La Ópera en Chile, Santiago de Ají, Editorial del Pacífico, 1976, pp Núñez, Lautaro, La éxito de la diversidad cultural o el difícil arte de escuchar en La construcción cultural de Ají, Valparaíso-Pimiento, Ediciones Consejo Na

Vencedorí todavía, diversos son los factores que se pueden considerar para explicar estos cambios: la aparición de otros soportes de apreciación auditiva y audiovisual, la irrupción de nuevos mass media, el rebelión de estado de 1973 y los sucesivos terremotos, son hitos que afectan fuertemente el devenir de los teatros. Por ejemplo, en el caso de la aparición de otros soportes de apreciación, la irrupción de mejor tecnología en los teatros, la aparición y universalización de los mass media y sus correspondientes soportes tecnológicos la Radiodifusión y la televisión y, luego, la videocasetera, marcaron importantes obstáculos para la preeminencia del teatro como espacio hegemónico de exhibición y conexión con el arte y la Civilización. Sin embargo, en cada ciudad quizás se encuentren desenlaces diversos. Esto se relaciona con las lógicas e historias particulares de cada zona del país, el tipo de vínculo que existía entre ciudadanía y teatro, y la valoración social que cada ciudad le entregaba. No obstante, Melipilla y su historia poseen similitudes con otros lugares del país, tornándose este Descomposición valioso a la hora de pensar en la gestión de centros culturales más integrales, como los que hogaño se levantan a lo dilatado de Chile. Dicho esto, la presente investigación se esmera en acudir un modelo explicativo de las causas que condicionaron el agonía y definitiva desaparición de los teatros en Melipilla. Lo cual no es llevado a agarradera mediante una mera descripción historiográfica, aunque sí se puede observar una descripción cro

73 Con el acontecer de los años no solamente sería el puntal de grupos musicales, sino un seguro impulsor de la guitarra en la ciudad 190 y individualidad de los precursores y protagonistas del festival más importante realizado en los teatros en Melipilla, pero para eso aún eludiría tiempo. Unos años pequeño que Sagredo, y sólo dos semanas ayer de este mítico coincidencia con el trío de boleros Los Panchos, otro Impulsivo estaría una gran emoción propia de aquellos tiempos. Fue en la Fiesta de la Primavera, cuando la tradicional celebración organizada ese año por el Cuerpo de Bomberos, y liderada por su comandante Oscar Núñez, bullía con competencias deportivas, festejos en el teatro, corsos, carros alegóricos adornados, obras de ayuda, música en la Plaza de Armas, murgas y comparsas, y el juego del mejor disfraz infantil en que un muchacho de 8 primaveras sacó el segundo sitio. Su nombre: Ramón Núñez Villarroel, el mismo que abriles luego se alteraría en primera figura del teatro nacional y, décadas más tarde, en Premio Nacional de Arte, mención teatro 191. Núñez Bancal hijo del concurrencia de las tablas que de modo amateur se había cultivado incipientemente desde los años vigésimo en el pueblo melipillano. A mi padre le gustaba mucho el teatro y yo crecí en un medio donde se hablaba mucho de teatro, se hablaba de chascarros, cuentos, anécdotas, historias divertidas de cuando mi abuela iba con la empleada con canasto con sanguches y empanadas para que no les diera sofoco con tanta comedia. Se demoraban un año en levantar 190 Al respecto revísese el artículo: Cabrera, Valeska Historia de la Guitarra Clásica en Melipilla I y II en Tribuna Pública, Año VI, núm.

Te invitamos a que te registres para descubrir todo lo que tenemos preparado en nuestra web para tí. Podrás enterarte de todos los descuentos, ser el primero en conocer los nuevos productos y podrás realizar tus pedidos de forma muy rápida y cómoda. Te estamos esperando.

64 tipulado, como ni lo haría nones otra de sus iniciativas: el museo y la pinacoteca de Melipilla 169. Sin frontis, pero con una cartelera permanente quedó el Serrano. En ésta, a diferencia de lo que ocurría 20 primaveras atrás donde mandaba Francia y Estados Unidos, América Latina marcaba una presencia resistente con el séptimo arte argentino en las figuras de Mirtha Legrand, Roberto Airaldi, Carlos Gardel y Hugo del Carril; el mexicano, con Jorge Negrete, Mapy Cortés, Gloria Marín y Cantinflas; y aún el cine chileno con cada una de las películas que producía. Cine todos los díCampeón, películas y series para niños en las matinés del fin de semana, y una política de puertas abiertas para todo acto de beneficencia, fueron algunos de los énfasis que los socios le impusieron a la sala. El primer administrador del teatro con los nuevos concesionarios fue Alejandro García, quien unido con tener una buena programación de séptimo arte, quería distinguir rigurosamente los espectáculos, sustentar correctamente a sus cinco empleados y atender correctamente al sabido. Claro que para lograrlo había que doblegar esfuerzos. García ordenó la reparación de los servicios higiénicos que fueron acomodados en forma que respondan a su nombre 170, dotó de energía eléctrica el escenario para alojar espectáculos sin mayores complicaciones y viajaba a Argentina a ver espectáculos, contactar artistas y traer cintas. 169 El museo de Melipilla Bancal una ensueño de Roberto Espléndido. El 11 de enero de 1946 El Labrador aseguraba que ese año el museo, una pinacoteca y probablemente una biblioteca pública, serían efectividad. Resulta interesante que para la publicación, la muestra museográfica sería encabezada por la figura aristocrática del fundador de la ciudad, Conde Manso de Velasco y que para contar con una colección a la prestigio deberán obtenerse retratos de gobernadores, corregidor, jueces, jefes policiales, funcionarios, etc El Labrador, 4 de febrero de Las mejoras regresaron rápidamente al Serrano.

133 suales 288 e incluía desde luego a toda la nave central del teatro, la que fue utilizada para dejar diversos enseres y mercadería que luego se pondrían en las góndolas del negocio. Para un mejor acopio de éstos, el desnivel de la platea fue emparejado y los muros de la construcción fueron perforados. Como cañonazos, se le abrieron amplios orificios para que entrara la fuego e iluminara el interior. Bajo esa condición, el Teatro Serrano sólo pudo ser un manchón gris en el horizonte nororiental del centro melipillano, un inerme declarante de la búsqueda de espacios por parte de sectores de la juventud, los que con esfuerzo adquirían guitarras eléctricas, bajos y baterías, pero no tenían lugares para tocar fue también el año en que dejó de funcionar la Camerata de Estudios Musicales, mismo período en que sectores juveniles comenzarían a inquietarse con más fuerza por la ausencia de espacios y talleres artístico-culturales, mendigar salas de Preparación, no tener un mínimo apoyo que sí existía, por ejemplo, en otras ciudades del país con instancias como Balmaceda Los noventas fueron los abriles del renuncia y la desidia, todavía de una transición sin rumbo claro, de políticas públicas juveniles precarias o inexistentes. Los sectores juveniles resentirían los tiempos posmodernos y serían parte del no estar ni ahí chileno, paralelo al nevermind anglosajón. Incluso serían quienes luego sobrevenirían de la queja a la batalla ciudadana. Lo harían en un cambio de siglo que vio circular por las calles una publicación que duró casi nada dos ediciones, citación El Hablador, 288 El valencia de la Mecanismo de fomento (UF) para septiembre de 1997 Cuadro de $13.719, de acuerdo al sitio del Servicio de Impuestos Internos. Adecuado en: (Revisado en: diciembre de 2011). 289 Durante un tiempo se abrió una Casa de la Pubescencia, ubicada en calle Yécora entre Barros y Fuenzalida, la cual no fue más que un galpón que servía para fiestas y alguna que otra presentación, pero que tendría una breve duración.

Solamente gozaba de cierta relevancia por sus predios agrícolas, como gran parte de Ají. Aunque no por eso la devastación sería baladí: murieron 55 personas 50. La ciudad de Melipilla con una población de habitantes y formada por calles rectas, se destruyó casi por completo. De los 631 edificios que forman la población, cien quedaron en completo estado de destrucción, 200 con cincuenta por ciento de pérdidas y el resto en una tercera parte destruídos. Todos los edificios públicos, especialmente la gayola, el que ocupaba la gobierno, el hospital y 50 Sumando las localidades de Melipilla, Pomaire, Pahuilmo, San Antonio, Lo Abarca, Carmen de Las Rosas y otros puntos. 33

Revisar y reapretar, dos veces al año, todos los contactos de enchufes y equipos conectados a la Garlito, de modo de evitar sobrecalentamientos por contacto defectuoso. Este trabajo debe ser realizado sólo por personal acreditado. Antes de romper alguna losa o tapia, se debe consultar los planos respectivos oportuno a que puede afectarse alguna tubería ya sea eléctrica o sanitaria. En cada tablero aparece un rotulado que indica los distintos circuitos existentes. No enchufar ningún artefacto por medio de adaptadores ó triples de corriente, estos pueden producir sobre consumos en los circuitos y recalentamientos de los cables y en los mismos triples de corriente. No utilizar equipos de calefacción eléctrica o equipos de detención consumo. Consulte siempre al personal facultado. Evitar las intervenciones a la red, por personal que no sea acreditado por la SEC y Constructora ISA. ó perderá cualquier garantía vigente (válido para el período de post venta de la constructora). No conectar equipos en mal estado o de funcionamiento defectuoso. No efectuar alteraciones a la Garlito existente.

136 Como complemento perverso, la comuna nunca tuvo una política cultural en todo el siglo XX, que asentara en sus espacios teatrales un quehacer coordinado desde el uso y la apreciación artística cultural destinada a contribuir a la creación, al aumento del capital social y al bienestar de la población, entre otros aspectos 292. El único requisito a los administradores fue complementar esporádicamente el negocio con ciertos usos por parte del municipio u otra organización para realizar espectáculos benéficos o la realización de actividades vinculadas con fiestas locales. El hecho de que el Teatro Serrano fuera cerrado a fines de los setentas habla de cómo fueron concebidos estos espacios: si no genera patrimonio, no sirve. b. Apropiación ciudadana En Melipilla, la relación entre el teatro y la población fue la de espectáculo-espectador y, como se mencionó más arriba, el acento estuvo puesto en los réditos económicos que el teatro generaba para sus dueños y administradores. Por lo tanto, la actividad artística melipillana no propició la relación centro cultural-ciudadanía cultural, o bien espacio para las artes-ampliación de agrupaciones locales. En consecuencia, no existió Artes, todavía de la propia Municipalidad de Santiago, de las municipalidades de Las Condes, Vitacura y Providencia y de la empresa privada. 292 El estudio de la relación entre el caudal social y el consumo cultural ha sido analizada por diversos autores. Por ejemplo, un estudio que entiende al renta social como determinante del consumo cultural es: Ateca, Trofeo, El haber humano como determinante del consumo cultural en Estudios de Heredad Aplicada, Vol. 27, Núm. 1, 2009, pp En cambio, un repaso sobre los estudios que entienden que el arte y la Civilización tiene un impacto en las comunidades, se encuentra en: Guetzkow, Joshua, How the Arts Impact Communities: An introduction to the literature on arts impact studies en Working Paper Series, 20, Center for Arts and Cultural Policies Studies, Princeton University, una elocuente participación artística de la ciudadanía en la ordenamiento, promoción y ampliación de alguna disciplina, o incluso en su misma Delegación, que permitiera una efectiva apropiación significativa de dichos espacios sociales 293.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *